Reflexiones de una personita de este plano mortal...

A veces, en la vida, tienes que tomar decisiones difíciles.
Tan difíciles que dividen tu ser en dos personas completamente diferentes.
No te entiendes ni a ti misma.
Y tienes que acabar pensando las cosas con la mente más fría posible.

Hay cosas del corazón que la razón no entiende...
Hay mucha verdad en esa frase, como puedes seguir amando a alguien que en ocasiones te destruye sin darse ni cuenta.

Y después de tomar la que has creido la decisión correcta, te sientes tan mal, quieres volver atrás pero tu cerebro lógico te lo impide, es algo irremediable, ya está hecho, y a partir de ese momento tendrás que ser fuerte y seguir caminando...

Muchas serán las piedras que se interpongan en tu camino, pero solo tú podrás averiguar como destruirlas para poder seguir avanzando, creciendo como persona.

Sabes que le vas a seguir queriendo perdidamente, pero en estos instantes no está en tu mano hacer tus sueños realidad si las circunstancias de la situación no cambian...

Solo queda gritarle al viento descargando toda tu furia, para intentar desahogarte de alguna manera, y entonces las lágrimas volverán a brotar de tus tiernos ojos, una vez más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario